La caída del primer diente es siempre un acontecimiento importante. Para los más pequeños marca el inicio de una nueva etapa en su crecimiento, pero para los padres representa un asunto sobre el que existen dudas en cuanto a la manera correcta de actuar.

SI EMPIEZAN A MOVERSE…

Lo más recomendable es dejarles su curso, no forzar su caída, ya que puede pasar bastante tiempo hasta que se desprenda totalmente. Tocarlo con la lengua o con la mano precipitando su caída, puede causar daños en la encía o el diente. Sin embargo, cuando ya está muy suelto, no siente dolor al moverlo y