Tratamientos bajo Sedación Consciente

 

 

¿Qué es la sedación consciente en odontología?

Entendemos por sedación consciente un estado de letargo ligero en el que el paciente es capaz de responder si se le habla a la vez que se mantiene relajado, permitiendo trabajar clínicamente con tranquilidad.

Los efectos desaparecen poco después, dejando una agradable sensación de olvido.

Su uso no implica cambios significativos en la función cardiaca ni respiratoria y es el tipo de sedación ideal para realizar tratamientos odontológicos.

 

 

¿Qué ventajas presenta?

  • Si no se emplea sedación, el paciente puede estar tenso y en estado de alerta, lo que implica un riesgo de que éste pudiera moverse por nerviosismo durante el tratamiento; esto añadiría complicaciones indeseadas.
  • En los casos en los que el tratamiento requiera un tiempo extenso, el paciente podría cansarse. Sin sedación, esto quizás obligue a tener que fraccionar la actuación en varias citas. Con sedación, la sensación de agotamiento no existe, dado que el paciente está adormilado, permitiendo actuar en menos citas o, incluso, en una sola.
  • Elimina el temor, la ansiedad y el miedo a los tratamientos dentales, ayudando a los pacientes a enfrentarse a los procedimientos con tranquilidad.

¿En qué casos está indicada?

  • Pacientes que vayan a someterse a tratamientos complejos, como una cirugía de colocación de implantes.
  • Pacientes que vayan a someterse a un tratamiento largo.
  • Pacientes con discapacidades psíquicas que les impida relajarse.
  • Pacientes con cuadros de odontofobia, dado que el fármaco combate el miedo y la ansiedad, aportándoles una ayuda para enfrentarse a las citas con el dentista. En la mayoría de estos casos, el temor se debe a un trauma por tratamientos dentales previos, por lo que la buena experiencia en el gabinete dental gracias a la sedación les servirá de incentivo para superar esa fobia en el futuro.
  • Pacientes que, simplemente, deseen tener una mejor experiencia.


¿Hay algún tipo de riesgo para el paciente?

El índice de complicaciones derivados de una sedación es profundamente bajo. En la actualidad, miles de pacientes se someten diariamente a procedimientos médicos y quirúrgicos utilizando esta sedación en todos los hospitales, clínicas y centros médicos del mundo, por lo que es muy fiable.

¿Qué métodos existen para la aplicación de sedación consciente?

La sedación consciente puede administrarse tanto por vía oral como por vía intravenosa, ambas iguales de seguras y proporcionan los mismos efectos.


 

¿En qué consiste?

En la deglución, con ayuda de un poco de agua, de un fármaco sedante en formato comprimido.

En ocasiones, el facultativo recomienda colocar el comprimido bajo la lengua en lugar de tragarlo para que, tras disolverse en saliva, llegue a la circulación sistémica a través de la extensa red de vasos venosos y linfáticos de la mucosa sublingual y del tejido conjuntivo submucoso lingual. De esta forma, el efecto se consigue más deprisa que esperando a que la pastilla atraviese todo el proceso digestivo.

¿Qué ventajas presenta en comparación con la vía intravenosa?

  • No requiere punción.
  • No es necesaria la presencia de un anestesiólogo.
  • Es menos costosa.

¿Qué desventajas presenta en comparación con la vía intravenosa?

  • Su efecto no es inmediato. Requiere un tiempo de espera previo a la intervención.
  • La dosis no es modificable durante el proceso.

 

¿En qué consiste?

Es una técnica que utiliza fármacos sedantes inoculados directamente por vía intravenosa.

¿Qué ventajas presenta en comparación con la vía oral?

  • Es una técnica inmediata que no requiere esperar a que surta el efecto.
  • Permite controlar la profundidad de la sedación y adecuarla a las características del paciente y a los requisitos del tratamiento.
  • Al disponer de una vía venosa, posibilita la administración fácil y eficaz de cualquier otra medicación que el paciente precise sin mayor molestia, mejorando el confort y la calidad del tratamiento.

¿Qué desventajas presenta en comparación con la vía oral?

  • Requiere punción.
  • Exige la presencia de un anestesiólogo.
  • Es más costosa.

Con todo ello, si todavía teme que la visita al odontólogo sea dolorosa o incómoda, desde Gallego Odontología Avanzada le ofrecemos estas dos alternativas de sedación que le aportarán la tranquilidad que pueda necesitar.