Visita nuestra web corporativa Clínica Gallego - Odontología Avanzada

Problemas dentales más frecuentes en nuestros niños

 

Desde la irritabilidad que puede provocar la dentición a la posible caída de un diente permanente, los problemas dentales pueden ser muy variados. En todo caso, no debemos preocuparnos porque la mayoría de estos problemas pueden ser resueltos satisfactoriamente y en muchos casos se puede prevenir su aparación. A continuación os dejamos un conjunto de los casos más comúnes que se dan entre nuestros pequeños.

Primera dentición

La erupción en la boca de la primera dentición puede ser una de las primeras molestias que puede percibir el niño/a en sus etapas iniciales. Cuando los dientes de leche empiezan a empujar a través de la encía, provocan incomodidad/dolencias de diferentes grados de severidad. Algunos niños lo notan más y otros menos (según umbral del dolor), pero esta “ligera” molestia cesa en cuanto el diente es visible en boca.

La primera dentición es el primer problema que aparece en la boca de los más pequeños. Cuando los dientes de leche empiezan a empujar a través de la encía, provocan molestias en su hijo ya que le están saliendo los dientes y no es un momento fácil. Algunos niños sufren más que otros, lo bueno es que el dolor de cada diente cesa en cuanto el diente es visible.

Estos son algunos de los síntomas que notará antes de que el diente asome por las pequeñas encías:

  • Deseo de masticar cualquier cosa.
  • Mejillas rojas y calientes.
  • Más babas de lo normal.
  • Encías inflamadas.
  • Irritabilidad.

Caries dental

Los dientes de los niños son fuertes, están perfectamente modelados y además tienen su propio mecanismo de defensa como es una capa protectora de esmalte. No obstante, el esmalte de los dientes de leche no es igual de fuerte que el de los dientes definitivos. Cuando tomamos alimentos o bebidas que contienen un alto grado de azúcar, las baterías que residen en nuestros dientes lo convierten en ácido que ataca al esmalte. Con el paso del tiempo, la saliva neutraliza este ácido, pero si el niño continúa ingiriendo más azúcar sus dientes estarán expuestos a más ácido por lo que los hace más susceptibles a la aparición de caries.

Por lo que debemos proteger los dientes de los niños desde que son pequeños, reduciendo su consumo de azúcar solo para ocasiones especiales.

Caída de los dientes

Los niños pueden perder un diente de muchas formas, practicando deporte, por alguna caída, al jugar en casa. Si su hijo en el peor de los casos pierde un diente, la mejor solución es acudir al dentista. Si puede conserve el diente en leche (desnatada) o incluso en la boca del niño entre la mejilla y la encía, y depende del tiempo transcurrido desde el traumatismo el dentista podrá volver a colocarlo en boca (siempre que sea un diente definitivo, ya que los dientes de leche no se reimplantan).

Chuparse el dedo (succión del dedo)

La costumbre o manía de chuparse el dedo para algunos niños es muy confortable, pero no es algo beneficioso para ellos ya que se ejerce presión en los dientes y en las estructuras de la boca. Dicha presión ocasiona malformaciones dentales o estructurales en la boca del niño. Por lo que es mejor evitar que el niño se chupe el dedo, una labor complicada ya que se trata de un hábito difícil de romper.

Desgaste en el esmalte.

Algunos alimentos y bebidas como los zumos de frutas y los refrescos con gas suelen ser ácidos. Si su hijo los toma con regularidad, y especialmente en biberón, el ácido puede provocar la erosión del esmalte de los dientes. La saliva ayuda a reparar el esmalte, pero muy lentamente, por lo que si seguimos exponiendo los dientes al ácido el daño se hará mayor e irreversible. A diferencia de la caries el desgaste se produce en todo el diente a la vez, llegando incluso a afinar toda la superficie protectora del esmalte.

Por ello, debemos tomar algunas medidas preventivas para que nuestros hijos no sufran sensibilidad dental. Una de las principales es cuidar su alimentación y la forma de administrarla. Cuando es un bebé no le des en el biberón más que agua y leche, y nunca le dejes con él más tiempo del necesario. Si das zumos a tus hijos, dilúyelos mejor por agua. Aunque no tengan azúcar, las bebidas carbonatadas, son también un factor de riesgo por lo que trata de evitarlas. Enseña a tu niño a lavarse bien los dientes, aunque si ha tomado algún alimento ácido es preferible que espere un rato para que pase el efecto y no se dañe.

Enfermedad gingival

Muchos estudios indican que la gingivitis (la primera etapa de la enfermedad periodontal) se encuentra casi universalmente en los niños y en los adolescentes. Las formas avanzadas de la enfermedad periodontal son más raras en los niños que en los adultos. Que las encías estén sanas es fundamental para una boca sana por lo que tenemos que prestarle la misma atención que a nuestros dientes, ya que, estas tienen una importante labor como es proteger al hueso que sujeta los dientes en su lugar.

Este es un problema muy común y se podrá solucionar adoptando buenos hábitos de limpieza, como un mejor cepillado y la limpieza periódica por su dentista o higienista. Si piensa que su hijo puede tener problemas de encías, lo mejor es que acuda al dentista.

Úlceras en la boca

Las úlceras que pueden aparecer en la encía o dentro de la mejilla del niño, son pequeñas úlceras rojas o amarillas y pueden ser bastantes molestas. Regularmente, se pueden deber a pequeñas quemaduras por alimentos, bebidas calientes, por un mal cepillado, mordeduras accidentales, por el roce de los brackets contra el interior de la mejilla… Lo mejor de esto es que habitualmente solo duran unos días, aunque si persisten es mejor que pida consejo a su médico o dentista.

 

En Gallego Odontología Avanzada le ponemos a su disposición todos nuestros servicios más avanzados y a todo nuestro equipo ante cualquiera de estos problemas para obtener los mejores resultados posibles.

Leer Más

Mi hijo se ha roto un diente ¿qué debo hacer?

La rotura (fractura) de un diente, por un golpe o caída, de una de las “paletas” es una de las urgencias dentales más frecuentes entre los niños. Y, además, una de las que más preocupan a los padres, ya que, aunque no sea en todos los casos una situación grave, puede resultar muy escandalosa..

La evaluación de un traumatismo dental en un niño debe ser revisada por un odontólogo de inmediato para evitar lesiones mayores y prever un plan de tratamiento. Según estudios el 7% de la población infantil sufrirá un traumatismo dental durante su infancia.  Los dientes más afectados suelen ser los incisivos centrales y laterales superiores

El pico de máxima frecuencia de trauma en dientes definitivos se encuentra:

  • Entre los 10 y los 24 meses, en el caso de los dientes de leche, asociado al momento en que se comienza a andar.
  • Y entre los 9 y 10 años asociado a la práctica de deportes, que cada vez se empiezan a realizar a edades más tempranas y en unos niveles superiores de intensidad y competición.

Existen determinados factores de riesgo que van a predisponer a sufrir traumatismos dentales o golpes en los dientes, entre ellos destacar el resalte dental acentuado, es decir incisivos que por su tamaño o posición sobresalen respecto a los demás, y la incompetencia labial, que ocurre cuando el labio inferior o superior no es capaz de cubrir a los dientes anteriores. Son los incisivos, los dientes que con más frecuencia se ven afectados.

Si no aprecias lesiones importantes tras un golpe, no es necesario que lleves al niño de inmediato, pero si es importante revisarlo en los días siguientes, ya que puede haber lesiones menos apreciables en un primer momento, que pueden necesitar control y/o tratamiento.

Por último, es de especial importancia tener un seguimiento periódico (monitorización) de los traumatismos dentales al menos durante los años siguientes, puesto que pueden producirse consecuencias tardías o a largo plazo, y de esta manera estamos preparados para poder actuar con el tratamiento más adecuado.

En Gallego Odontología Avanzada le atenderemos con la mayor urgencia posible ante este tipo de problemas para poder solucionarlo con rapidez. Además de ofrecerle el mejor tratamiento posible acorde con la fractura dental sufrida.

Leer Más

Que no te sorprendan las caries

La mayoría de mamás y papás se asombran cuando en la consulta del dentista os decimos que vuestro hijo/a tiene caries, y casi todos respondéis lo mismo: ¡Cómo es posible si no come chucherías!

La caries dental a pesar de ser una enfermedad potencialmente controlable, es la enfermedad crónica más frecuente en la infancia, afectando al 36% de los preescolares españoles según la última encuesta sobre salud bucodental. Se trata de una enfermedad multifactorial, en la que la transmisión bacteriana juega un papel muy importante, sobre todo entre la población de 0 a 3 años.

Hay niños que tienen una mayor facilidad para desarrollar Caries que otros, ya que, en algunos casos el Esmalte es menos resistente a los ácidos de las bacterias de la placa. Esto es algo genético y que no es evitable.

El azúcar es el mayor enemigo de los dientes del niño en relación a la aparición de caries y, pese a ello, es un nutriente muy presente en su alimentación diaria, ya sea en forma de dulces, de bebidas azucaradas, chucherías, repostería industrial, etc. Esto, unido a una incorrecta o insuficiente higiene oral, puede favorecer la formación de caries incluso cuando todavía tienen la dentición temporal.

Por otra parte, hay que tener en cuenta que cuando la caries afecta a un diente de leche y progresa hasta su raíz, se puede formar una fístula o flemón que puede afectar al diente definitivo en formación. De ahí la importancia de llevar cada seis meses a los niños a una revisión con el odontopediatra, lo que permitirá resolver los problemas de caries en fases iniciales y evitar el progreso de las mismas.

En resumen, la caries en los niños pequeños es una enfermedad bacteriana infecciosa de los dientes ante la cual debemos estar muy atentos e intentar prevenir mediante la higiene bucal adecuada y animando a nuestros hijos a que se laven los dientes.

En definitiva, la caries en los niños pequeños es una enfermedad infecciosa de los dientes ante la que hemos de estar muy atentos e intentar prevenir mediante la higiene bucal adecuada y animando a nuestros hijos a que se laven los dientes.

En Gallego Odontología Avanzada evaluaremos, trataremos las caries que presente su hijo/a y prevendremos su aparición en el mayor grado posible, siempre velando por su cuidado personal y ofreciendo nuestro mejor servicio para obtener los mejores resultados posibles.

 

Leer Más

Niños: ¿Miedo al dentista?

El miedo al dentista en los niños normalmente se debe por el temor a lo desconocido y a los tratamientos que son frecuentemente invasivos. Además, si el paciente es nervioso o ha tenido una mala experiencia en su primera visita, suele quedar de fondo un pánico dental. A esto puede sumarse el temor a no poder controlarlo, haciendo de la visita el dentista una verdadera pesadilla.

Continue reading “Niños: ¿Miedo al dentista?” »

Leer Más

Pasos en la planificación de una intervención de implantes dentales

Muchos pacientes de nuestra clínica en Sevilla se someten a tratamientos de implantología dental con el objeto de recuperar sus dientes perdidos a través de prótesis dentales de larga duración, y a muchos de ellos les inquieta el miedo a la intervención quirúrgica debido sobre todo a la implantación de tornillos de titanio médico.

Continue reading “Pasos en la planificación de una intervención de implantes dentales” »

Leer Más

El proceso de colocación del implante dental

Una vez realizado los diagnósticos previos y, tras el estudio personalizado de cada caso, se propone una fecha para la intervención del o los implantes dentales. El procedimiento quirúrgico para la colocación de los implantes dentales se suele realizar en el consultorio del dentista, salvo que por circunstancias especiales se requiera realizar en un entorno hospitalario.

Continue reading “El proceso de colocación del implante dental” »

Leer Más

Bruxismo Infantil: ¿mi hijo rechina los dientes?

Hoy en día estamos muy acostumbrados a escuchar la palabra bruxismo, el hábito inconsciente de apretar o rechinar los dientes que puede provocar molestias en diferentes partes de la cabeza. Este hábito puede darse en pacientes de todas las edades, afectando incluso en edades tempranas. Se estima que alrededor de un 80% de los pequeños han manifestado signos del bruxismo en algún momento a lo largo de su infancia.

Continue reading “Bruxismo Infantil: ¿mi hijo rechina los dientes?” »

Leer Más

Llamar

En cumplimiento de la legislación vigente, si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. más información

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close