La importancia de cuidar los dientes de leche

Es de especial consideración mantener la salud de los dientes primarios de los más pequeños. La caries dental puede afectar con frecuencia a los dientes permanentes en desarrollo. Los dientes primarios o de leche son importantes por diversas razones:

  1. Para poder comer y masticar
  2. Guardan el espacio para los dientes permanentes que se están formando debajo de éstos y los guían para que puedan salir adecuadamente
  3. Los dientes decíduos cumplen una función imprescindible dentro de la fonación, permitiendo al niño pronunciar correctamente cada sonido mientras aprende a hablar.
  4. Permiten el desarrollo normal de músculos, así como de los maxilares.
  5. Las raíces de los dientes de leche se reabsorben y el cuerpo reutiliza estos mismos minerales para terminar de mineralizar los dientes permanentes. Si los dientes de leche están ausentes se dificulta este proceso fisiológico.
  6. La presencia de caries en los dientes temporales aumenta la probabilidad de que se desarrollen caries también en la dentición permanente. Además, si un diente primario tiene caries y llega a afectarse la pulpa, puede verse afectado también su sucesor permanente.

 Consejos para cuidar los dientes de leche

  1. La limpieza de la boca del bebé es muy importante aun cuando no hayan aparecido los primeros dientes por lo que se aconseja después de cada comida pasar una gasa húmeda por la encía y la parte interna de sus mejillas.
  2. Cuando ya aparezcan los primeros dientes es necesario limpiarlos con un cepillo pequeño o con una gasa, después de cada comida.
  3. Estar atentos de que el bebé duerma sin el biberón y después de limpiarle los dientes con gasa o cepillo.
  4. Dejar que el niño vaya participando en la higiene bucal según su edad. Como mínimo, por la noche debe haber control por parte de los padres y repaso con el cepillo.
  5. Es recomendable, por lo menos, dos visitas anuales al consultorio dental en las que se haga una limpieza profesional.
  6. No abusar de “chuches”, o alimentos azucarados y pegajosos, ni de bebidas azucaradas.
  7. Mantener una dieta sana con abundantes lácteos, frutas, verduras.
  8. En caso de tener alguna patología debe tratarse para prevenir problemas mayores o mejorar el desarrollo del niño.

Se recomendaría que se aplicasen estas medidas para cuidar los primeros dientes de los más pequeños y así los padres pueden prevenir futuros problemas que puedan aparecer en la salud bucal de sus hijos. Además, todo esto contribuye a que luzcan una dentadura sana que les permita sonreír, hablar y comer adecuadamente.

Recuerde que Gallego Odontología Avanzada, se encuentra a su entera disposición para ofrecerle toda la información que requiera, así como un servicio de la más alta calidad, con tecnología de vanguardia y un equipo humano de reconocida valía a nivel nacional.