El invitado que no puede faltar el día de tu boda: una Sonrisa Sana

Preparar una boda es una de las actividades que más tiempo nos lleva, pues no podemos dejar cabos sueltos: las flores, el vestido, el banquete, las fotos… No solo queremos estar radiantes ese día, sino que queremos conservarlo a través de instantáneas en las que deseamos vernos como siempre habíamos imaginado. Por eso, antes del gran evento, debemos prestar atención a nuestra imagen dental, pues es un día para sonreír y lucir una sonrisa perfecta. ¿Pero cómo lo hacemos? Aquí os dejamos algunos consejos.

Antes de nada, una revisión dental completa

Solemos posponer las revisiones al dentista, pero si ya sabemos la fecha de nuestra boda, debemos acudir cuanto antes para asegurarnos de que todo está correctamente: lo ideal, tres meses antes. En ocasiones, no somos conscientes de que tenemos algún problema o no lo hacemos hasta que muestra sus primero síntomas, por eso la prevención es esencial para evitar complicaciones innecesarias. Además, es en los momentos de estrés cuando pueden salir a la luz infecciones, caries u otras alteraciones bucales que ya veníamos arrastrando. De ahí a que sea mejor abordarlo con anterioridad y así evitaremos cualquier susto en los días previos al evento.

Un consejo posterior, la limpieza dental

La ingesta de alimentos, algunas bebidas y las malas prácticas a la hora de cepillarnos provoca que aparezcan manchas en los dientes, se forme sarro y podamos acumular bacterias que inflamen las encías y las hagan sangrar. Una buena limpieza es perfecta para eliminar todo aquello que nos puede ensombrecer la sonrisa y es garante de una sonrisa más sana, con un aliento fresco y un buen sabor de boca en nuestra boda.

Blanqueamiento dental

Una sonrisa blanca y radiante es una gran baza para estar deslumbrante ese día. Aprovecharemos para atajar algunos quebraderos de cabeza, como los empastes filtrados visibles, y después procederemos con un tratamiento blanqueador. Para ello, es importante llevarlo a cabo con buena previsión antes de la la boda, pues el tratamiento consta de sesiones en clínica y en casa, con una duración de entre 3 y 4 semanas, dependiendo del tono previo de nuestras piezas. Sin duda, el resultado final de estos tratamientos es una sonrisa espectacular.

La clave: la alineación de la sonrisa

En muchas ocasiones, una sonrisa que no está alineada, que cuenta con piezas fuera de su lugar o torcidas, es un motivo que acompleja a muchos de los novios. Para conseguirlo, solo necesitas dar el paso y ponerte en manos de nuestro equipo de ortodoncia.

La ortodoncia. Un tratamiento de ortodoncia suele tener una duración de entre 12 y 24 meses. Puedes decantarte por varios tratamientos, como la Ortodoncia Cerámica e Invisible, una muy buena opción ya que se adaptan al color del cliente con un efecto muy estético. Pero si lo que quieres es la comodidad, la Ortodoncia Invisible es la solución. Se trata de férulas transparentes y extraíbles que están hechas a medida de cada paciente, y que resultan ideales para disimular el tratamiento e incluso prescindir de él en ocasiones concretas.

Carillas estéticas. Si lo que nos falta es el tiempo, las carillas dentales son un recurso rápido y bueno para conseguir nuestra sonrisa deslumbrante. Gracias a ellas podemos corregir los dientes rotos, separados y torcidos, garantizando esa sonrisa de ensueño en el menor tiempo posible y con las excelentes garantías.

 

No lo dejes más. Luce tu sonrisa el día de tu boda. Pide cita con nosotros y dile el “sí quiero” con la mejor de tus sonrisas.

Deja un comentario

Llamar

En cumplimiento de la legislación vigente, si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar