Caída de los dientes en los niños: recomendaciones y cuidados según sus edades

La caída del primer diente es siempre un acontecimiento importante. Para los más pequeños marca el inicio de una nueva etapa en su crecimiento, pero para los padres representa un asunto sobre el que existen dudas en cuanto a la manera correcta de actuar.

SI EMPIEZAN A MOVERSE…

Lo más recomendable es dejarles su curso, no forzar su caída, ya que puede pasar bastante tiempo hasta que se desprenda totalmente. Tocarlo con la lengua o con la mano precipitando su caída, puede causar daños en la encía o el diente. Sin embargo, cuando ya está muy suelto, no siente dolor al moverlo y además le incomoda para comer o hablar, podemos ayudarle o permitir al niño que se lo quite.

CUANDO SE CAEN

A pesar de que no existe una fecha exacta, en general, la sustitución de los dientes de leche por los definitivos comienza entre los 5 y 6 años, aunque hay niños que pueden comenzar antes. Esto último suele estar relacionado con un condicionante genético paterno (si ellos los cambiaron precozmente) o con el hecho de que les hayan salido pronto (alrededor de los 5 meses), y si esto es así, lo normal es que los cambie, igualmente, antes que la mayoría.

Los niños cuentan con 20 piezas temporales que tendrán que cambiar; a medida que los definitivos empiezan a salir, presionan y desgastan las raíces de los de leche, lo que provoca que se muevan y posteriormente se desprendan. Los dientes inferiores son los que primero suelen aparecer, por ello, son los primeros que se caen. Una vez empezado, suelen ir cayéndose sucesivamente arriba y abajo:

– Por abajo, los incisivos centrales caen sobre los 5 años y medio o 6; los laterales, a los 7 años y medio; los caninos y primer molar suelen cambiar a los 9 y 10 años respectivamente, y los segundos molares alrededor de los 11.

– Por arriba, los incisivos centrales y laterales suelen desprenderse a los 7-8 respectivamente, los caninos a los 12 años; de la misma manera, los primeros molares suelen caerse alrededor de los 9 y los segundos, poco después de los 10.

– Además, a los 6 años empiezan los primeros molares superiores e inferiores (piezas definitivas de adulto) a salir directamente sin que haya dientes de leche que les preceda.

Los retrasos o la erupción precoz en dentición de leche se correlaciona con la erupción de la dentición permanente, por eso no deben preocuparnos ritmos diferentes, siempre que no vayan acompañados de otros problemas bucales.

CUIDADOS DE LOS DIENTES DEFINITIVOS

Cuando se desprende un diente, el acto “reflejo” es tocarse el espacio vacío. Por eso, para que la erupción del nuevo diente se produzca con normalidad, los padres deben advertir a los pequeños la importancia de no tocarse la mella con los dedos. En todo el proceso, la lengua los ayuda a colocarlos en su posición definitiva y las malas costumbres pueden interferir negativamente en este proceso natural.

Así mismo, con los dientes definitivos es importante afianzar los hábitos de higiene y el cuidado bucal a través del cepillado después de cada comida, de los hábitos saludables en de alimentación (no abusar del azúcar) y evitar las acciones que puedan repercutir negativamente en la dentición, como es morder los lapiceros o chuparse el dedo.

ALINEACIÓN DENTAL

Los nuevos dientes son más grandes y no siempre tienen espacio suficiente, por ello salen por los huecos de los que disponen. De ahí a que a veces salgan torcidos, algo que se suele ir modificando por sí solo a medida que se desarrolla el hueso maxilofacial. A pesar de esto, en ocasiones el definitivo erupciona al lado del de leche, sin desgastar su raíz, por lo que se forman dos filas. Si esto ocurre (más frecuente en los incisivos) lo mejor es acudir al odontólogo y nuestro equipo anticipará la caída del diente de leche para permitir que el definitivo se coloque.

Con todo, si os surgen dudas a lo largo de todo este gran proceso, lo mejor es acudir a cualquiera de nuestros especialistas, quienes te aconsejarán y te resolverán todas las cuestiones que les plantees. Un buen cuidado desde el nacimiento de los dientes definitivos, es una garantía de una dentadura adulta sana.

Deja un comentario

Llamar

En cumplimiento de la legislación vigente, si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. más información

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close